mar-bio1

Verla sumergida en su particular proceso creativo es una experiencia de lo más sugerente. Mar Serinyà (Torroella de Montgrí, 1986) prepara con mimo su espacio, hace unos estiramientos, calienta la voz y coge una de sus cretas. Lo que viene a continuación es un acontecimiento casi místico.

Como si de una medium se tratara, esta artista con extensa formación como soprano trabaja para hacer visible el nacimiento del canto a través del cuerpo. Las cretas son el material elegido para registrar sus movimientos, una danza rítmica e imprevisible que tan pronto se nos revela frenética y descontrolada como sigilosa. No es de extrañar que su modus operandi provoque un efecto hipnótico a aquél que tenga el privilegio de presenciarlo en vivo.

El resultado final es siempre distinto y sorprendente. Cada nueva obra nos invita a imaginar múltiples formas de entre la maraña de trazos. Y es precisamente en estos garabatos aparentemente desbocados donde se revela el eje del canto, ahí donde se condensa la emoción que lo hace posible. Mar ha cumplido su objetivo: hacer visible esa trama oculta a nuestros ojos.

Observando la belleza y la fuerza plástica de su obra, cuesta no darle la razón cuando afirma: “La voz cantada es una de las vías de comunicación más potentes del hombre”.

Alba Casaramona

 

Alba Casaramona

mar-biopetit Curriculum